fbpx

Decidir no es lo mismo que hacer

Tres ranitas están sobre unas hojas que flotan en el río. Una de las ranas decide tirarse al agua. ¿Cuántas ranas quedan sobre las hojas?

Quedan las mismas tres, porque no es lo mismo decidir hacer algo que hacerlo.

¿Cuántas veces tenemos toda la intención de tomar acción en algo que para nosotros es importante pero se queda solo en eso?, por ejemplo:

  • Empezaré mi propio negocio, tomaré el riesgo
  • Ahora si estoy dispuest@ a inscribirme al gimnasio, quiero sentirme bien
  • He decidido que cambiar de trabajo porque ya no me siento a gusto, pronto lo haré

y ese pronto se convierte en días, semanas, meses……

y cuando hacemos ese tipo de declaraciones nos sentimos empoderados, sentimos que el cambio está muy cerca; pero al día siguiente “algo” ocurre, se acabó el encanto, no sabemos que, y esas ganas, esa emoción desaparece y empezamos a darnos explicaciones a nosotros mismos y a los demás del por que no hemos tomado acción.

La gente va a escuchar esa explicación y tal vez algunos de den la razón, pero como el lenguaje no es inocente (porque tu sabes bien cuando no cumples lo que dices) empiezas a sentirte en deuda contigo y a perder confianza, credibilidad y respeto por ti mismo.

Pensar, querer o decidir no son verbos de acción, IR si es un verbo de acción.

Cabe mencionar que lo mencionado anteriormente no es la verdad absoluta, hay de casos a casos y circunstancias, el punto es que notes en que aspectos de tu vida si puedes intervenir y solo se quedan en una decisión.

La invitación es que te apropies de las prácticas que efectivamente hagan realidad eso que ya has decidido.

¡¡Nos vemos en la próxima!!

Te invitamos a formar parte de nuestra comunidad en Facebook donde encontrarás material gratuito y conferencias para descubrir tus paradigmas.


http://bit.ly/comunidadapoyo
 

 
Facebook
Twitter
WhatsApp

¿Te gustaría tener una consulta online? Estoy para ayudarte

Reserva tu sesión de 55 minutos vía Zoom

Abrir el chat
¿Necesitas ayuda?